Bluegogo quiebra, ¿se acabó la burbuja?

startup china quiebra

Economía compartida para unos pocos

El negocio de la economía compartida ha tenido un desarrollo impresionante en los últimos años en China. La aparición de Mobike a comienzos del año 2016 abrió la veda a miles de pequeñas y medianas empresas que se lanzaron a conseguir su trozo del pastel. Desde baterías portátiles compartidas hasta coches compartidos, este nuevo modelo de negocio no conoce límites. O, al menos, eso es lo que pensábamos muchos de nosotros hasta hace poco.

Bluegogo, la tercera mayor empresa de bicicletas compartidas de China, declaró hace unos días el fin de su actividad y ha anunciado que retrasará el pago de los salarios hasta el próximo año nuevo chino. Según algunas fuentes de noticias chinas, la compañía tiene una deuda que supera los 30 millones de dólares.

bicicletas compartidas

Bluegogo declara retrasos e impagos

Tras su expansión en Sydney y San Francisco, Bluegogo estaba valorada en más de 150 millones de dólares y contaba con más de 350.000 bicicletas y 15 millones de usuarios en todo el mundo. El uso de las bicicletas de Bluegogo requería el pago de una fianza de cerca de 15 dólares en China y 99 dólares en Estados Unidos. Sin embargo, todo parece indicar que muchos de estos usuarios no podrán recuperar los pagos realizados a la empresa china.

Más sombras que luces en la economía compartida

A pesar de que la caida de Bluegogo esté siendo el fracaso más mediático de las economías compartidas, lo cierto es que la gran mayoría de proyectos no han conseguido mantenerse durante mucho tiempo en el mercado. Otro de los casos más sonados de los últimos meses fue la aparición de paraguas compartidos. La empresa E Umbrella colocó cientos de miles de paraguas en lugares donde pudieran ser útiles para los viandantes. Sin embargo, la empresa perdió más de 300.000 paraguas a los pocos meses de comenzar sus operaciones. Los paraguas requerían el ingreso de una fianza de 19 yuanes (2.5 euros, aproximadamente). Lo que E Umbrella no podía imaginarse es que sus usuarios preferían pagar 19 euros por un paraguas que recuperar la fianza.

 

Mientras tanto, otras empresas siguen intentando buscar su aceptación en el mercado. Es el caso de las camas compartidas colocadas en algunos aeropuertos de China. Se trata de pequeños cubículos alquilados por horas para hacernos más llevadera la espera en aeropuertos o estaciones.

Economía compartida solo para unos pocos

El mercado está demostrando que no todo puede ser compartido y que no hay espacio para todo el mundo. La economía compartida en China se encuentra en fase de “prueba y error”. Por una parte, muchos productos no consiguen la aceptación esperada, como es el caso de los coches eléctricos o las bicicletas eléctricas compartidas.

Por otra parte, el duopolio tecnológico de Alibaba y Tencent sigue fomentando y destruyendo la innovación a partes iguales. Las mayores startup tecnológicas de China están siendo apoyadas y subvencionadas por las dos gigantes tecnológicas, pero, sin embargo, el resto de startups carecen de medios para resultar competitivas tras los primeros meses de operación.


Join the Conversation