El Último Emperador cumple 30 años desde su estreno

el ultimo emperador de china bertolucci dinastia qing
El Último Emperador cumple 30 años desde su estreno
5 (100%) 2 votes

La historia de China tras cuatro paredes

El Último Emperador, de Bernardo Bertolucci, es la mejor película sobre China jamás rodada. No creo equivocarme al afirmar que la pasión por China de muchos de nosotros se consumó tras ver esta película. Su fotografía, su música, la impresionante Ciudad Prohibida y, sobre todo, su historia, han sido parte fundamental de nuestra educación sobre la cultura china.

Tras 30 años desde su estreno mundial, El Último Emperador sigue justificando con creces los nueve Óscar recibidos en 1987. Si te gusta China y aún no has visto El Último Emperador de Bernardo Bertolucci, ya tienes plan para esta noche.

Sinopsis corta

La película está basada en la novela “Yo fui Emperador de China“, novela autobiográfica escrita por el mismo Puyi.

En el año 1908, el infante Puyi es convocado en la Ciudad Prohibida por la Emperatriz Cixi para ser coronado nuevo emperador de China, comenzando así la historia del último emperador de China. El nuevo Hijo del Cielo, de tan solo 3 años, vivirá los mayores cambios de la historia reciente de China recluido en la Ciudad Prohibida de Beijing.

Curiosidades sobre la película

El Último Emperador fue la primera película occidental en conseguir permisos para rodar dentro de la Ciudad Prohibida.

 

Bertolucci presentó dos proyectos al gobierno chino: la autobiografía de Puyi y la novela La Condición Humana, escrita por André Malraux. El gobierno chino eligió el rodaje de El Último Emperador.

 

La película cuenta con más de 19.000 extras.

 

La versión japonesa de la película vio censuradas algunas escenas donde se habla de la Masacre de Nanking, hecho no reconocido por las autoridades niponas.

 

El Último Emperador consiguió 9 Oscars en los premios de 1987, incluyendo Mejor Película, Dirección y Guión.

Historia y contexto

La película está basada en hechos históricos, que son los que se resumen a continuación.

El Último Emperador cuenta la brutal historia del último Emperador de China, el Hijo del Cielo. La historia del declive de la Dinastía Qing, de las invasiones japonesas y la resistencia china. Cuenta la historia del ascenso del Partido Comunista de China y del nacimiento de una nueva nación, tal y como la conocemos hoy en día.

Primera parte: el fin de las dinastías chinas (1895 – 1912)

¡Ojo spoilers! A continuación realizo un análisis de la trama de la película, contextualizándola en la historia reciente de China.

A finales del Siglo XIX, la imagen de la China imperial está muy debilitada tras sufrir serias derrotas en guerras recientes. La incapacidad de las fuerzas imperiales de tomar reformas correctoras hace crecer el descontento social, sobre todo en la burguesía china. En el año 1908, tras la muerte de la Emperatriz Cixi, se nombra un nuevo emperador de tan solo 3 años de edad: Puyi, quien se cría y crece ataviado en ostentosos trajes típicos chinos de color amarillo para mostrar su autoridad.

Mientras tanto, la figura de Sun Yat-Sen se hace cada vez más fuerte en el país y sus ideas republicanas van adquiriendo cada vez más adeptos. Finalmente, en el año 1912 se producirá la Revolución de Xinhai para instaurar la primera República de China y acabar con más de 4.000 años de Dinastías en China.

Tras la consumación del gobierno de la República de China, se establece el “Tratado Favorable para el Emperador” para conceder privilegios relativos a la familia imperial de Puyi a cambio de su abdicación. Según el tratado, el emperador de China abdicaría del poder, pero seguiría manteniendo su estatus social y posesiones. De esta manera, el emperador Puyi pasaría su infancia y adolescencia recluido en la Ciudad Prohibida. A pesar de sus múltiples intentos de salir al mundo exterior, las fuerzas imperiales mantuvieron recluso a Puyi durante toda su infancia y adolescencia.

Segunda parte: los Señores de la Guerra (1912 – 1931)

Los años posteriores a la creación de la República de China fueron muy convulsos para el país. Se desataron múltiples guerras por culpa de los llamados Señores de la Guerra. Algunos buscaban avanzar en la construcción de la República mientras que otros buscaban reinstaurar la Monarquía.

Años más tarde, Puyi se ve obligado a abandonar la Ciudad Prohibida y se desplaza a la ciudad de Tianjin con todo su séquito, donde comienza a recibir visitas diplomáticas de los japoneses, quienes consiguen convencerlo de su origen celestial y hacen renacer sus ansias de poder.

Finalmente, en 1931, se produce el Incidente de Manchuria tras la explosión de unas vías de tren japonesas (provocado por las mismas fuerzas japonesas). Este incidente desencadenaría la invasión y conquista del Reino de Manchuria por parte del ejército japonés, Puyi es entonces coronado Emperador de Manchukuo (Manchuria) por parte del ejército japonés, quienes utilizaron su figura y su ascendencia manchú para consolidar el poder en la región.

Tercera parte: el Reino de Manchuria (1931 – 1945)

La invasión de Manchuria fue el comienzo de la Segunda Guerra Sino-Japonesa en 1937. El ejército imperial japonés se lanzó a la conquista del este de China, quien contaba con un ejército debilitado y fragmentado por sus luchas internas. En pocos años, Japón se hizo con el poder de gran parte del este de China, cometiendo incontables atrocidades durante la invasión.

Tras la Alianza entre Japón y Alemania, China buscó apoyo en la URSS, quienes cedieron importante material armamentístico al gobierno chino. Sin embargo, las ayudas cesaron tras el tratado de neutralidad entre la URSS y Japón en 1941. Ninguna de las grandes naciones extranjeras se atrevía a enfrentarse a Japón, por lo que China estaba sola en su guerra contra el ejército nipón.

La superioridad del ejército japonés dejaba a los chinos sin muchas alternativas. Su única estrategia posible era la de resistir hasta que las naciones extranjeras decidieran intervenir en la guerra. El ataque a Pearl Harbor en 1941 desenrocó la situación entre China y Japón introduciendo al ejército de los Estados Unidos en la ya reconocida Segunda Guerra Mundial.

Mientras tanto, los años de reinado de Puyi como Emperador de Manchuria consistieron en aprobar leyes y decretos elaborados por sus asesores japoneses. El Reino de Manchuria estaba así gobernado por los japoneses, con Puyi como emperador ficticio.

Cuarta parte: el ascenso del Partido Comunista de China 

El final de la Segunda Guerra Mundial fue, a su vez, el final de la ocupación japonesa en territorio chino. En aquel entonces, el Partido Comunista de China había salido muy fortalecido de la guerra tras conseguir movilizar al campesinado chino. Una vez más, China entró en una guerra civil por conseguir el poder en el país. Finalmente, el Partido Comunista de China consiguió alzarse con el poder en el año 1949.

Tras el final de la guerra civil china, Puyi se vio entonces despojado de su estatus como Emperador de Manchuria y fue puesto a disposición de las fuerzas del Partido Comunista de China, siendo condenado a cárcel en el año 1949. Durante su encarcelamiento, Puyi sería reeducado para su posterior puesta en libertad en 1959, diez años después. Puyi, el antiguo emperador chino, pasará entonces los últimos años de su vida como afiliado al partido maoísta, trabajando como jardinero para el Jardín Botánico de Beijing, hasta su muerte en 1967.

 


Join the Conversation