Viajar en China: llegada a Kangding

Viajar en China es más fácil si dispones de una buena guía.

Kangding es la capital de la prefectura de Ganzi, habitada mayoritariamente por tibetanos. Tamibén conocida ciudad de amores, tiene el tercer aeropuerto más alto del mundo a 4.280 metros de altura. Kangding es el punto de llegada para casi cualquier ruta por el este de Sichuan. ¡Quédate y planea tu ruta!

NOTA: viajar por el este de Sichuan puede ocasionar dolores de cabeza y malestar debido al mal de altura los primeros días. Si sufres de asma o te intimida esta circunstancia, existen pastillas preventivas para aliviar los efectos del mal de altura. Consulta a tu médico o farmacéutico para comenzar el tratamiento una semana antes del viaje.

Kangding ciudad está situada a una altura de 2.600 metros sobre el nivel del mar. La ciudad sufrió un fuerte terremoto en 1786 que acabó con prácticamente toda la ciudad. Kangding es la capital del este de Sichuan y es la puerta de acceso a toda la región del Tíbet chino.

Recordemos que Tíbet es una provincia autónoma dentro de China, con capital en Lhasa. Sin embargo, existen otras provincias que también forman parte del Tíbet histórico, como pueden ser Sichuan o Qinghai. Los tibetanos tienen multitud de minorías, costumbres y lenguas. ¡No todos son iguales! Ni todos piensan igual.

Llegada a Kangding

Para llegar a Kangding, el acceso más rápido es a través de un vuelo directo desde Chengdu. El vuelo tarda poco menos de una hora y cuesta en torno a 100 euros por trayecto. Sin embargo, y como hemos comentado antes, el aeropuerto de Kangding se encuentra a más de 4.000 metros de altura. Para aquellas personas poco acostumbradas a las alturas, esto puede suponer dolores de cabeza bastante intensos los primeros dos días.

Todos necesitamos un día de adaptación tras superar la barrera de los 2.000 metros. Además, hemos de limitar nuestro esfuerzo físico y descansar frecuentemente para darle tiempo a nuestro cuerpo de recuperar oxígeno.

Sin embargo, existen otras formas de llegar a Kangding. Todos los días, cada 30 minutos, hay autobuses que llegan desde Chengdu (Xin Nan Men Station) hasta Kangding por 120 yuanes el trayecto. La ruta es maravillosa, con paisajes alucinantes, atravesando montañas y valles sacados de un libro. A pesar de que la distancia entre Chengdu y Kangding sea apenas de 320 kilómetros, el viaje puede resultar demasiado largo. En situaciones normales, pasaremos hasta 8 horas dentro del autobús (con 3 o 4 paradas).

Es importante evitar este trayecto durante los puentes nacionales chinos. Las carreteras se colapsan y se suelen producir atascos de horas. Mi viaje a Kangding en autobús duró 11 horas. ¡Importante mirar bien el calendario!

NOTA: el sol quema mucho más fuerte en las alturas. Es importante llevar mucha protección solar y alguna braga o bufanda para cubrirse la cara en caso de días soleados. Dos horas de exposición al sol pueden terminar amargándote el resto del viaje. ¡Ten cuidado!

Actividades en Kangding

Kangding, en sí misma, no es una ciudad espectacular. Es una ciudad modernizada, actual y repleta de turistas. Es el punto de entrada para cualquiera de las infinitas rutas que existen por el este de Sichuan y un buen punto de habituamiento para las alturas. Es recomendable pasar una o dos noches en Kangding acostumbrándose a la falta de oxígeno para poder continuar el viaje en plenas condiciones.

La ciudad tiene dos pequeños monasterios budistas que merecen una visita: Anjue y Nawu. Sin embargo, solo se pueden visitar de día. Si el plan es quedarse una sola noche en Kangding habréis de planificar bien vuestro tiempo para llegar a verlo todo.

Mugecuo: un valle en las alturas

Una excursión interesante para realizar en los alrededores de Kangding es el valle de Mugecuo. Situado a unos treinta minutos en coche desde Kangding, este valle está coronado por un enorme lago a 3.200 metros de altura. La entrada al valle son 150 RMB, incluyendo transporte dentro del recinto. Es un poco caro y realmente está algo masificado.

El valle de Mugecuo es precioso, pero siempre tiene muchos turistas recorriéndolo por las mismas zonas. Lo mejor es llegar hasta el lago de la cima y seguir subiendo un poco más a pie hasta atisbar una cordillera de montañas nevadas. Tras un descanso contemplando estas vistas, es recomendable bajar por alguna de las vías peatonales que suelen estar vacías de turistas chinos.

NOTA: Una vez más, recuerda limitar tu ejercicio físico al estar en las alturas. Camina despacio, respira profundo, bebe mucha agua y descansa frecuentemente. Tal vez no sientas los efectos en un primer momento, pero un exceso de ejercicio puede darte muchos dolores de cabeza.

Kangding tiene muchos restaurantes de comida tradicional tibetana. No puedes dejar pasar la oportunidad de probar la carne de Yak en primera mano.

Visita la ruta completa del viaje:

Llegada al Monasterio tibetano de Tagong


Join the Conversation